Dormir bien: para qué

Bebé soñando en primer plano a blanco y negro.

Paul Sapiano

Aún no existe una respuesta clara para la pregunta ¿por qué dormimos?, sin embargo para la mayoría de las personas es claro que la falta de sueño influye de un modo negativo en el ánimo y por ende en la salud. Algunos de sus efectos son:

  •  Debilitamiento del sistema inmune.
  • Crecimiento acelerado de tumores, según experimentos que se han hecho con ratones de laboratorio.
  • Predisposición a la diabetes, porque quien duerme poco tiende a comer más para compensar el desgaste físico.
  • Disminución de la memoria y dificultad para pensar claramente.
  • Desempeño pobre en la realización de tareas físicas o que involucran solución de problemas.

El sueño es una parte clave del ritmo circadiano, es decir el ciclo que cumple todos los días nuestro organismo para tener actividad, comer y descansar de modo ordenado, de allí que su interrupción lo predisponga para la enfermedad. Al dormir producimos melatonina, una hormona que combate los radicales libres, por ende cuando descansamos poco esta sustancia disminuye, aumentando nuestra vulnerabilidad frente a:

  • Condiciones cardíacas
  • Úlceras estomacales
  • Estreñimiento
  •  Desórdenes anímicos como la depresión

A edades tempranas la falta de sueño puede interferir con el crecimiento, ya que durante el descanso la glándula pituitaria produce hormona relacionada con este proceso. Esta sustancia también se encarga de mantener en movimiento el metabolismo, así quienes descansan poco se desgastan más y envejecen de un modo más acelerado. Es prudente recordar que la pérdida de sueño es acumulativa y difícil, si no imposible, de recuperar, por lo tanto los esfuerzos que se hagan para remediar el insomnio crónico u otros padecimientos relacionados con el descanso redundan en el bienestar general.

Sin importar si el problema surge al conciliar el sueño, durante la noche o al despertar, cuando se percibe una sensación de cansancio a pesar de haber dormido, existen formas variadas y sencillas para mejorar la calidad del descanso nocturno. En el contenido de este blog se encuentran algunas.

Nota: La anterior es una adaptación del texto acerca de higiene del sueño, escrito originalmente en inglés, que se encuentra en esta página. 

Anuncios