Programación de sueños

imágen de reloj despertador sobre mantas desordenadas

Uno de los primeros pasos para convertir los sueños en una herramienta activa en la solución de problemas es programarlos.

Los sueños están ahí todas las noches, les prestes atención o no, contando historias y desarrollando juegos, al margen de tu consciencia cuando lo ignoras. Si lo que quieres es que te ayuden a aclarar situaciones cotidianas que te inquietan, hace falta entender el lenguaje en el que te hablan, eso cuando los recuerdas a menudo.

Así como en Internet y en las bibliotecas hay millones de libros, que aclaran dudas y que plantean otras, en el inconsciente hay complejos, traumas, verdades útiles y verdades inútiles a las que sólo te puedes acercar si tienes la disposición necesaria para formar un criterio madur0 con la ayuda de la paciencia.

No basta con recordar lo soñado cada noche ni con apuntarlo fielmente, es necesario, además, prestar atención a las repeticiones y a las metáforas que usa el inconsciente, que como un pintor sensible elige formas y colores únicos para ilustrar los asuntos más relevantes en cada etapa de tu vida. Una vez has hecho esto, que es más fácil de leer que de llevar a cabo, puedes pasar a programar los sueños haciendo preguntas específicas y claras minutos antes de conciliar el sueño. Si la respuesta que viene más tarde, en la noche o ya a la mañana siguiente, es un nudo de emociones y secuencias inconexas imposible de interpretar no le eches la culpa a la vida o al inconsciente colectivo, pues como reza el consejo cuando se hace la pregunta adecuada se tiene la mitad de la respuesta, entonces si te equivocas con la pregunta también errarás con la respuesta.

En el caso de que logres hacer nítidamente la pregunta también es necesario conocer el lenguaje de los sueños para poder usar la respuesta, de lo contrario la situación será similar a la de una cotorra que repite lo que oye, lo que le enseñan, pero con la que no se puede sostener una conversación , por más simple que sea, porque no entiende lo que dice ni lo que oye.

Termino recordando que la meditación, sea cual fuere el método elegido, y la lectura de poesía, comenzando con la que más te guste, son algunos de los caminos que pueden prepararte para la comprensión del contenido onírico, que en ocasiones propone citas claras y puntuales a las que no llegas por no saber interpretar su significado.

Actualización: Hace poco escribí un artículo explicando en detalle cómo puedes programar tus sueños, puedes leerlo aquí.

***

Sueños Benditos es el video que incluyo en la versión Premium de mi libro La numerología de los sueños. En él explico cómo practicar un ritual para recibir sueños más claros cuando los necesitas. Para saber más haz clic en la imagen.

la numerología de los sueños cómo descubrir los significados y las fechas que se esconden en las imágenes que ves mientras duermes versión premium con videos dónde se esconden los números, sueños benditos y corazón índigo

Anuncios