Soñé con un elefante con piel de cebra, dime ya qué significa

Mariposa cebra alimentándose de una flor escarlata.

Velma

Imagina que una persona llega a un banco, hace la fila hasta que es su turno y al llegar a la caja se produce esta conversación:
Cliente
Quiero saber cuánta plata tengo en mi saldo, luego guarda silencio.

Cajero
¿De ahorros o corriente? (Con una sonrisa suave en el rostro.)

Cliente
Ay, no sé, yo sólo quiero que me digas cuánta plata tengo.

Cajero
No hay problema, sólo necesito que me des más datos.

Cliente
¿Datos? A ver, se supone que este es mí banco y ustedes tienen que saber todo de mí.

Cajero
Bueno, por favor dime cuál es el número de tu documento de identificación.

Cliente
No me lo sé, tampoco lo traje.

Cajero
En ese caso no puedo ayudarte.

Cliente
¿Y si te doy mi nombre completo?

Cajero
Lo siento. No es suficiente. Para saber con exactitud cuál es el saldo de tu cuenta necesito una identificación que confirme quién eres.

Cliente
Aich, todos son iguales, todos los bancos son igual de malos. La próxima vez que venga cierro mi cuenta.

Quizás la escena resulte absurda, sin embargo así se acercan muchas personas a la interpretación de sueños. Viven restándoles importancia pero una vez tienen uno que las conmociona corren a buscar una interpretación rápida, inmediata y, sobre todo, fácil de tragar, para poder seguir sus vidas como las traían hasta ese momento.

La interpretación de sueños no es una tarea sencilla, instantánea ni fácil. Es uno de los muchos caminos de crecimiento personal que están disponibles en la época presente, una afortunada y generosa. Si aun así decides acudir a fuentes someras e incompletas las respuestas que recibirás serán así: poco profundas y fraccionadas.

El camino no es bueno ni malo, es simplemente lo que haces con él.

El ícono fue diseñado por iconka.
Anuncios