El sueño y el nivel de consciencia

En este ensayo expongo mi opinión acerca de las personas que eligen caminos de crecimiento espiritual acordes con su nivel de consciencia pero de forma inconsciente.

Estatuilla de Buda en color bronce sobre mesa, con velas blancas alrededor.

Filipe Ferreira

La importancia de cultivar el criterio para hacer elecciones

Cuando uno no se ha entrenado para discernir, para diferenciar qué de lo tanto que se dice es cierto o al menos está basado en algo firme, en una materia fundamental en la que se puede ahondar y de la que se puede aprender mucho, todo es igual, todo es útil o inútil a un nivel parejo, incluso los sueños, por más literales que sean, en parte por eso hay tanta gente dispuesta a pagar consultas costosísimas con tal de que un charlatán les diga ─usando cartas, runas, caracoles, huesos, etc.─ justo lo que quieren oír así vaya en una dirección completamente opuesta a la que le marcan sus instintos y el sentido común, larga y abiertamente ignorados.

La interpretación de sueños, como la astrología o la lectura del tarot es una práctica que tomada a la ligera parece carecer de raíces y efectos duraderos, sin embargo quienes hemos decidido ir más allá no sólo hemos descubierto que muchos de los horóscopos que se publican en periódicos o revistas, o aquellos que se reciben en el celular, tras pagar una suscripción a este servicio, son escritos por practicantes o redactores que saben tanto de artes ocultas como de instalación de sanitarios.

Acudir a información que está disponible de modo prácticamente gratuito es sólo una parte de todo el proceso necesario para desvelar los conocimientos de una materia que, como virgen mayor y tozuda, sólo se entregará a quien tenga la paciencia y la dedicación necesaria.

Si te vas antes de que comience la diversión no culpes a la fiesta de ser aburrida

Es curioso ver a muchos interesados en temas Nueva Era que van como gitanos de un lugar a otro, casi siempre quejándose del anterior porque no les dio resultados, pero ¿cómo iban a verlos si cuando apenas comenzaban a abrir el caramelo lo tiraron a la basura para ver qué más había en la caja?

Mi interés por la interpretación de sueños nació hace mucho. Sólo desde 2001 comencé a estudiarlos con ayuda de herramientas que conocía desde mucho más tiempo: la lectura y la escritura. Ahora que he decidido hacer pública mi inclinación por este tema es que me encuentro con situaciones que no dejan de sorprenderme, por ejemplo que a la página de interpretación vengan personas preguntando qué significa soñar con un caballo y que, tiempo después, vuelvan a preguntar lo mismo especificando que el animal tenía cuatro patas, cola larga y relinchaba, esperando que dándome detalles acerca de las imágenes, de las escenas que vieron mientras dormían fuesen a modificar las situaciones de sus vidas acticas que motivaron el sueño. Así no funciona la interpretación de sueños.

Interpretación de sueños, disciplina no apta para impacientes

Aunque al comienzo esta práctica puede parecer demasiado confusa, y suele ser mayor la ansiedad que la tranquilidad frente a un sueño extraño, sólo con el tiempo y los ejercicios necesarios se puede aprender a leer los mensajes oníricos prácticamente sin ayuda, pues siempre, de un modo u otro, estaremos acudiendo a conocimientos e ideas acuñados por terceros para acabar de comprender su contenido.

A pesar de que a muchas y muchos les parece mágica, la interpretación de sueños se trata de un procedimiento lógico, explicable y enseñable. Del mismo modo en que una calculadora dice que 3 por 10’567.914 es igual a 31’7037.42 en milésimas de segundo, alguien que ha estudiado durante años las posibles explicaciones de la aparición de un gato en un sueño estará en la capacidad de responder al consultante con qué aspecto de su vida, de su historia o de sus expectativas podría estar relacionado. El intérprete, claro está, a diferencia de la calculadora tiene la posibilidad de perfeccionar su habilidades interpretativas a lo largo del tiempo, ya que de su consciencia depende que continúe o detenga su aprendizaje, y consciencia es la palabra clave, así como lo es en otros caminos de crecimiento personal.

Lo bueno de los problemas es que siempre te dan razones para quejarte

Quizás sea otro síntoma del mismo mal el hecho de que a tanta gente le resulte cada día más difícil soltar esquemas viejos y pesados aun a pesar del daño que se hacen manteniéndolos, entonces quien hace unos años comenzó a estudiar reiki se “movió” al curso de milagros o a la astrología maya porque la técnica de imposición de manos no le quitó los kilos de más que lleva encima hace décadas ni le resolvió los problemas con el marido, así decidió que lo mejor era dedicar su tiempo a cultivar otro sendero espiritual, otro más prometedor y “efectivo”.

Déjenme comenzar por la efectividad de la interpretación de sueños y demás propuestas, “de moda” o no, para el crecimiento personal. Esta palabra derivada del latín efficere se refiere al resultado, al efecto de una acción, por lo tanto se podría esperar que una acción incompleta produzca un resultado incompleto, ¿van viendo a dónde voy? Si creo que un camino creado para ser recorrido durante años va a mostrarme resultados cuando apenas comienzo a andarlo puedo tener razón, pero sus efectos parciales serían consecuentes con la porción andada, pero si a la misma altura me desespero porque no he descubierto todo su potencial estaría comportándome con la misma lógica (¿?) de quien al recorrer la distancia que hay entre Buenos Aires y Nueva York al sobrevolar Lima se queja con el piloto porque desde la ventanilla todavía no puede ver la Estatua de la Libertad.

El nombre es lo de menos, puede ser método Silva, meditación trascendental, cábala, tarot o comunicación con ángeles, sea cual fuere la vertiente elegida para mostrarse a sí mismo que la materia es un estado energético más, los primeros contactos estarán a la altura del caminante, por lo que las formas complejas y las experiencias iniciáticas sólo aparecerán cuando el estudiante esté preparado para regular la información que las acompaña. Intentar acelerar el proceso conlleva peligrosas consecuencias que muchas veces sólo ralentizan todavía más los resultados: las “iluminaciones” tan anheladas, por eso lo mejor es documentarse bien antes de escoger un método , destilar el criterio leyendo, preguntando y conversando un poco acerca de todo, artes incluidas, temas poco atractivos también para que al optar por una alternativa y no por otra se tengan más certezas que dudas, para que a ella se llegue comprendiendo que pasará algún tiempo antes de que los efectos duraderos y profundos se declaren.

Anuncios