Haz un centro de mesa para recordar tus sueños

Grulla hecha en origami

EmreAyar

Comer en un envase desechable no es lo mismo que comer en uno de cerámica, lo mismo pasa cuando la luz es de velas en lugar de provenir de la pantalla del televisor. El entorno que hay a la hora de comer altera la experiencia, por eso mi propuesta sensorial de hoy es cercana a la cocina aunque no pasa por ella, necesariamente.

Un centro de mesa no siempre tiene que estar hecho de flores o de velas. Una planta con hojas saludables o un arreglo hecho con papel, usando la técnica origami o quizás kirigami, puede agregar un elemento que llama la atención y saca a  la mente de la rutina preestablecida.

Creo que las personas tenemos varios talentos, por lo que si tu fuerte no es la cocina tal vez lo sea el arte de la decoración, o al menos el del orden. Una mesa con individuales bonitos, limpia, clara y fresca es un escenario tan amable para comer como lo es para dormir una cama con las sábanas recién cambiadas. En el comedor, un lugar donde se mezclan tantas sensaciones y emociones ─ basta recordar cuán complejas pueden ser las cenas familiares─ se puede practicar la sensibilización que nos permite recordar más detalles de nuestros viajes nocturnos y, por ende, nos hace más fácil comprender de qué se trata una escena confusa pero conectada íntimamente con nuestra realidad.

Busca un arreglo que te guste y ármalo, sin importar si está hecho con materiales inusuales o si crees que no podrás lograrlo. Atrévete a experimentar hasta lograr un resultado definido, durante el proceso ya estarás aprendiendo algo acerca de tu vida interior. Luego cuando te sientes a la mesa verás cómo aparecen ideas y percepciones que no habrían sido posibles si ese objeto especial no estuviese allí.

Lectura de profundización:

¿Qué es kirigami?

Y una muestrita de todo lo que se puede hacer con papel:

Horrorgami – Private View – 31st October 2012 from The Headquarters on Vimeo.

Anuncios