Regala una perspectiva

primer plano de hombre sosteniendo una cámara de aficionado cubierto con manto árabe

lisasolonynko

Cuando vas a ver una película pagas para darle dos horas de tu tiempo a un grupo de personas que defienden su punto de vista. Si regalas un video le das al destinatario la oportunidad de ver el mundo a través de tus ojos. Le abres una ventana para que se ponga en tu lugar y sufra modificaciones como resultado de esa experiencia.

Quizás te parezca que este regalo sólo está al alcance de unos pocos, esos que tienen el extraño privilegio de dominar la sensibilidad artística al tiempo que son unos maestros de la tecnología, pero no es cierto.

Al crecer el número de teléfonos celulares multifuncionales ha crecido también el uso de herramientas con diseños intuitivos, por lo que grabar secuencias cotidianas es más fácil cada vez. Además, como pasa con cualquier conocimiento la clave está en la práctica.
Nadie te pide que fabriques el nuevo éxito internacional, tampoco se espera de ti que inventes un nuevo género cinematográfico, es más, nadie espera que aparezcas con una experiencia como regalo, por lo tanto el factor sorpresa está de tu lado, listo para ser aprovechado.

Comienza por inventar un guión sencillo, pregúntate qué quieres transmitir y respóndete con imágenes, incluso pueden ser fotos, como esas que tantos usan para homenajear en Youtube a los cantantes y a las bandas que admiran; después organiza todo y ya está.

Al final tendrás un regalo único, que no fue hecho en China, uno que servirá como experiencia compartida pues te recuerda el esfuerzo que hay detrás de cada resultado innovador ─de paso trabajas con tu pensamiento simbólico─ y compartes con una persona querida, de un modo poco usual, algunas de las perspectivas que componen tu identidad.

Video recomendado:

Left-brained Larry & Right brained Rachel

Anuncios