Querido soñador:

De hoy en adelante quiero escribir para ti y no para los buscadores de significados de sueños en diccionarios genéricos.

No sé bien si fue una campaña publicitaria promoviendo el uso seguro de productos financieros protagonizada por un niño o si fue el interés marcado de las señoras maduras por los tés multicolores, que promocionan para bajar de peso, lo que me hizo decidir darle un giro al contenido de este blog, lo que sé es que me di cuenta de que estaba enfocándome demasiado en cómo interpretar X tipo de sueños en lugar de hacerlo en todo el procedimiento que hay detrás y en el misterio enorme del mundo onírico.

No soy sólo yo, también eres tú. A ti también te gusta comerte una hamburguesa grasosa y sabrosa cada tanto ─sabemos que no estamos hablando de las de mc donald’s─ pero en general te gusta la comida saludable y salir con frecuencia a correr. Soy igual. A veces saco mi voyeur interior a pasear por los blogs de algunas celebridades digitales (¿?), pero usualmente me gusta más perder la noción del tiempo leyendo a tipos como Peter Kingsley o Martín Caparrós, de ahí que cuando paso muchos minutos escribiendo acerca de los sueños más populares comience a sentirme como si hubiese tenido diarrea mental: se me van las ganas de leer temas sólidos y paso a experimentar demasiada pereza cognoscitiva.

Ya, no voy a seguir con episodios autorreferenciales, sólo te aviso que planeo usar mi curiosidad para andar por recovecos y ramas que a ti te interesan entretanto aburren al vulgo. Quiero contarte y contarme por qué sientes tanto sueño después de estar enfermo, qué es la parálisis del sueño, cómo se ha inducido el sueño lúcido a través de la historia, que no es igual al vívido, y cómo se inventaron los alebrijes. Si alguien viene, con mucha urgencia, a nuestra fiestita de cerebros muy usados, para saber qué significa soñar con cabras locas le hablaré descaradamente del libro de interpretación de sueños que estoy escribiendo y que venderé. Que tampoco tiene diccionario de significados sino instrucciones para construir uno.

De ahora en adelante espero que nos divirtamos mucho aprendiendo acerca de los sueños, aunque sean cosas inútiles o, vistas de otro modo, que todavía no sabemos cuándo podremos usar.

Leo sugerencias de temas para empezar.

Anuncios

2 comentarios en “Querido soñador:

    • Pero qué peatón más querido. No sólo cuento con que estés cerca al proyecto sino con que en algún momento me regales una lectura en voz alta de un poema muy onírico.

      Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.