Sueños de asesinato y el combate de los miedos

Soñar con un asesinato, que se comete o que se sufre, suele ser una experiencia inquietante y difícil de olvidar, tanto que la emoción que deja puede complicar el análisis posterior que se pretende hacer para averiguar su significado.

Soñar con un asesinato, como la carta de la muerte en el tarot, no siempre tiene relación con el fin de la vida. Para descubrir la razón por la que se experimenta una escena así es necesario ir más allá, preguntarse a qué final está refiriéndose el subconsciente y, sobre todo, cuales son los detalles.

En mi caso suelo soñar con muertes de demonios con alguna frecuencia. Teniendo en cuenta mis creencias y mis expresiones espirituales esta situación antes que asustarme me anima. Creo que los demonios que veo en sueños representan miedos que durante mi vida de vigilia no expreso abiertamente, incluso pueden ser defectos que me restan energía y que me cuesta aceptar, por eso cuando los derroto dentro de un sueño, usando símbolos reiki u otros gestos que me ayudan a deponerlos sin siquiera tocarlos, me siento contenta, más segura de mi fe y de los pasos que decido dar a diario. Sin embargo no todos los sueños son tan tranquilizadores ni se resuelven con tanta facilidad.

garabatos que hago para entender mejor las ideas que tengo en mente, bosquejo de una estructura

Licuc

Así como en una estructura la estabilidad depende de la integridad de sus componentes en la psique la modificación de un aspecto afecta a todos los demás, ya que en lo lejano o en lo cercano están conectados. Estas interdependencias también pueden reflejarse en los sueños.

Hace unos días tuve un viaje nocturno que más que angustioso fue sorprendente. En una de sus escenas tres soldados, parecidos a los que pudieron servir de modelo para los guerreros de terracota, intentaban atraparme. Durante un rato huí y me escondí pero hacia el final me acorralaron, en ese punto decidí defenderme con un cuchillo. El desenlace: tres soldados muertos y una mujer viva.

Después de darle muchas vueltas al por qué había tenido un sueño tan violento comencé a comprender su significado. De un tiempo para acá empecé a exigirme más a nivel físico, un área en la que no soy muy hábil pero en la que me interesa mejorar para ser una persona más equilibrada. Una de las consecuencias de este propósito ha sido vencer miedos ─demonios─ que si bien no creía insuperables sabía difíciles de vencer, de ahí que en el sueño cambiara las técnicas de combate: de usar trucos energéticos y sin contacto pasé a las armas más íntimas y emocionales.

En conclusión no creo que mis sueños sean los más comunes ni tampoco creo que las interpretaciones a las que llego sean útiles para todo el mundo, pero sí creo que los sueños de asesinato pueden entregar pistas muy contundentes acerca del modo en que los soñadores viven y enfrentan sus miedos.

Anuncios