Cómo se hacen los diccionarios de sueños

Los diccionarios de los sueños son una de las herramientas que existen para entender la vida.

El árbol de la vida de Gustav Klimt

Llevarme este artículo especial para leerlo más tarde.Si quieres recibir una copia de este artículo en pdf envíame un mensaje a correo [arroba] elsuenosignificado [punto] com

Todas las culturas tienen algo qué decir acerca de lo sueños, ya sea porque se han encargado de darles un significado especial a los símbolos que aparecen en ellos o porque niegan la utilidad que puede tener la tarea de interpretación, por eso no es extraño que los diccionarios de sueños sean tan populares.

Como reflejando la variedad de opiniones que existen acerca de los sueños, los diccionarios de significados dan respuestas a las preguntas de quienes los consultan, muchas veces con tantos detalles o con tan poca relación con la vida despierta que confunden más de lo que aclaran, pero a pesar de sus defectos son millones los que los consultan a diario.

Interpretación e interpretación de sueños

Interpretar es buscar el significado escondido de algo, acción que suele ser muy subjetiva y que está relacionada con la palabra latina interpretari (intermediario) [1], como cuando le pedimos a un intérprete o traductor que nos cuente lo que dice una persona que habla un idioma que no entendemos. Interpretar es, entonces, el proceso que nos permite saber el significado original de un mensaje con la ayuda de un intermediario.

El lenguaje de los sueños está hecho de imágenes y de metáforas. Los símbolos que aparecen en sueños –sonidos, sensaciones, emociones, olores y hasta sabores—suelen ser ambiguos y para poder entenderlos es necesario traducirlos, pero como son muy pocos los que conocen las claves para interpretarlos es que las personas acuden a los diccionarios.

Los diccionarios de sueños son una herramienta práctica pero falible para interpretarlos. Al consultar uno encontrarás el significado de soñar con agua, pero difícilmente encontrarás lo que significa que tu abuela materna te lleve un vaso de agua mientras estás en un patio lleno de conejos. A pesar de sus fallas los diccionarios de sueños parecen ser el intermediario menos malo que existe para comprender lo que quiere decirnos un sueño, por eso una y otra vez, después de tener un sueño raro, acudimos a ellos.

Con resignación, porque no conocemos un método mejor, despedazamos el sueño que nos intriga, símbolo por símbolo, intentando descifrarlo. Sin embargo cuando utilizamos este método para encontrar el significado de un sueño no nos damos cuenta de que es tan efectivo como el de buscar, palabra por palabra, los componentes de una frase escrita en un idioma extranjero para entender su sentido.

Supongamos que no sabes inglés y quieres saber qué significa la frase “all you need is love”. Buscas en un diccionario bilingüe los significados de las palabras y terminas leyendo lo siguiente: todo-usted-necesitar-ser-amor, lo que te da un significado cercano de lo que quiere decir el mensaje original, pero ambiguo. En este ejemplo no tienes contexto al qué referirte ni más detalles, por lo que la frase podría estar hablando de la necesidad de comportarse de un modo amoroso o de la necesidad de recibir amor.

Voy con otro ejemplo, esta vez en alemán. La frase original es esta:

Oft werde ich ja gefragt, ob ich schon viele gebrochene Frauenherzen auf meiner Reise zurückgelassen habe.

Si buscas palabra por palabra en un diccionario el resultado podría ser este:

Con frecuencia-alguien-yo-sí-pregunta-si-yo-ya-muchos-roto-¿?-en-mi-¿?-pertenencia

Pero como ya vives en la época de los traductores automáticos, el resultado que podrías obtener al usar uno de ellos es este:

A menudo, a mí ya me preguntaron si me he quedado detrás de muchos corazones de las mujeres rotas en mi viaje.

Si bien la segunda traducción tiene más sentido que la primera sigue haciendo falta el contexto, que es clave para comprender plenamente un mensaje. Seguimos sin saber si la persona que dijo la frase [2] está viajando o no, ni si está en una relación estable, ni tampoco si inventó la frase.

Con la interpretación de sueños ocurre algo similar.

Por experiencia sabes que es más frecuente soñar con escenas completas que con símbolos separados, pero las escenas, como las frases, no aparecen en los diccionarios.

Así como sería poco práctico hacer un diccionario con todas las frases que pueden crearse en un idioma, es muy complicado crear un diccionario de sueños que incluya todos los significados de los sueños que las personas han tenido, tienen y tendrán. Quienes construyen un diccionario reducen tanto como pueden los términos que lo componen para que sea útil, para poder editarlo en un periodo razonable y para que su uso sea sencillo.  Por estas mismas razones es que tantas veces sientes insatisfacción después de consultar un diccionario de sueños.

dibujo de cara de hombre en tinta con manchas de agua

Muchas veces, después de que consultas un diccionario de sueños las imágenes que querían decirte algo se disuelven en el olvido, como la tinta que se corre en un papel mojado.
Foto de Art makes me smile

¿Cómo se hacen los diccionarios de sueños?

Entender este proceso es más fácil si imaginas los pasos necesarios para la publicación de un diccionario común.

Los diccionarios generales, los que definen las palabras de un idioma, comienzan su vida en las lecturas. Un grupo de personas, elegidas por sus conocimientos amplios en gramática, griego y latín, entre otras áreas [3], se dedican a leer libros y artículos en periódicos, revistas e Internet. Mientras lo hacen subrayan las palabras que se usan una y otra vez, luego las archivan. Más tarde, en una reunión, muestran su trabajo entre colegas y lo comparan con las entradas que hay en el corpus [4], un conjunto de datos enorme en donde hay millones de palabras, acumuladas desde la primera vez que se hizo un diccionario. El diccionario real de la lengua española, por ejemplo, completará su edición número 23 aproximadamente en octubre de 2014, en la que aparecerán palabras como escaneo e intranet haciendo referencia directa a términos tecnológicos que hoy se usan a cada rato, pero que en 1780, cuando se publicó la primera edición, eran impensables [5].

Los diccionarios de sueños pasan por un proceso parecido antes de ser publicados.

Un grupo de personas o un autor se dedica a buscar información en distintas fuentes:

  • Libros: Especialistas de áreas como Antropología, Filosofía y Psicología estudian el significado de los sueños en culturas diferentes, cada una desde un ángulo distinto y con un interés particular. Un representante de ellos es Sinesio de Cirene (370-413 d. C., aprox.) que en su Libro de los sueños habla del origen divino de los mismos, de la oniromancia, que opina es la forma de adivinación más cercana a Dios, y donde menciona que “diez años después de la adolescencia uno ha de ser capaz de entender e interpretar solo sus sueños” [6].
  • Artículos académicos: Las investigaciones científicas que analizan el contenido de los sueños de grupos específicos de personas también sirven para construir un diccionario de significados. [7] Quienes desarrollan este tipo de estudios intentan encontrar relaciones entre las experiencias que vivimos mientras estamos despiertos y las escenas que vemos cuando dormimos. De los resultados de estas investigaciones se puede concluir el grado de influencia que tienen los sucesos diurnos en los nocturnos.
  • Conversaciones con personas consideradas sabias: Artemidoro de Efeso, o de Daldis, es el autor de La interpretación de los sueños, un libro del siglo II en donde cuenta que su trabajo de investigación para escribirlo incluyó la lectura de los títulos que habían sido publicados antes del suyo y el “escuchar antiguos sueños y sus consecuencias”, contados por intérpretes ambulantes de sueños que encontraba cerca a los templos de Asia, Italia y Grecia [8].
  • Mitos populares: De los refranes conocidos se desprenden creencias que en mayor o en menor medida coinciden con la realidad, por eso los autores de diccionarios de sueños les prestan atención a las advertencias que hacen y a los consejos que dan. Se dice, por ejemplo, que las perlas están relacionadas con las lágrimas y que por eso las novias deben evitar usar joyas hechas con ellas, para asegurar un matrimonio feliz, y quizás de esta misma creencia provenga la costumbre de asociar los sueños en donde aparecen perlas con hechos tristes [9], aunque en otras tradiciones y contextos también simbolicen a los dientes o a la sabiduría, como en el refrán que previene de echar perlas a los cerdos.

En otras culturas más que diccionarios de sueños existen tradiciones de interpretación onírica en las que las generaciones más antiguas pasan sus conocimientos a las más jóvenes.

En la cultura indígena Parintintin de Brasil se cree que soñar con fuego tiene relación con la fiebre y que ver una casa vieja y dañada significa la muerte de alguien, tal vez uno de los habitantes diurnos de ese lugar [10]. En general estos sueños pueden ser interpretados por el mismo soñador o por una persona con más experiencia, tradición que también siguen los Senoi, originarios de las montañas de Malasia.

En esta cultura a los niños se les enseña a contar sus sueños a su padre. Éste les da consejos acerca de cómo deben comportarse dentro de ellos, pues los Senoi creen que los sueños deben ser controlados para que las personas se desarrollen de un modo completo, desde un punto de vista psicológico. Entre los consejos que un padre Senoi da a sus hijos están relajarse y permanecer dormido si sueña que cae, porque la tierra es un ser amoroso que lo recibirá con calidez; y disculparse, durante la vida despierta, con una persona si ha soñado que le ha hecho daño [11].

Aunque las interpretaciones de los sueños cambian mucho a través del tiempo y las culturas, una de las aclaraciones que se encuentra, en prácticamente todas las tradiciones, es la necesidad de observar las circunstancias del soñador y el entorno al que pertenece, pues soñar con una hamaca puede significar un jaguar para un indígena Parintintin y el deseo de tomar vacaciones si aparece en el sueño de un citadino.

máscara senoi dada a los antropólogos para evitar que deseen controlar los sueños de los nativos

Máscaras como esta son entregadas por los Senoi a los antropólogos que estudian sus costumbres, así evitan que interfieran con sus técnicas de control de los sueños.
Foto de TheoJunior

Algunos diccionarios de sueños reconocidos

La historia de los diccionarios de sueños marca un momento importante en el año 1275 a. C. aprox, cuando se cree que fue escrito El libro de los sueños, el papiro que usaban los egipcios antiguos para hacer interpretaciones. En él se encuentran significados positivos y negativos para distintas imágenes oníricas, por ejemplo dice que si un hombre sueña que mira hacia afuera a través de una ventana, puede estar tranquilo porque sus plegarias serán oídas, también afirma que si un hombre sueña con su cama envuelta en llamas verá a su esposa alejarse [12].

Parte del conocimiento de los textos védicos (1200 – 900 a. C.), es decir el que estaba antes de que el hinduismo naciera, también fue dedicado a los sueños. En el Atharva Veda hay rituales para enviar pesadillas a los enemigos, consejos para interpretar sueños, basados en tres tipos de personalidad (fogoso, acuoso y ventoso) y significados de sueños que hoy todavía tenemos. Según este libro si una persona sueña que pierde los dientes entonces va a morir ─no se aclara cuándo−, pero si sueña que su cabeza es cortada entonces tendrá una vida larga [13].

papiro antiguo en primer plano

El libro egipcio de los sueños pertenece a la colección del Museo Británico y hace parte del grupo de documentos obtenido por Chester Beatty a través de medios que hoy todavía están en discusión.
Foto de Sukisuki

En la Grecia antigua uno de los nombres más sobresalientes en la interpretación de sueños es Artemidoro de Efeso, a quien ya mencioné antes. En su libro La interpretación de los sueños, además de describir el significado de algunos símbolos oníricos, a lo largo de varios libros y no en orden alfabético, hace comentarios acerca de los intérpretes y del proceso de interpretación, entre ellos menciona la necesidad de contarle al intérprete detalles concretos acerca de las personas que aparecen en los sueños (edad, origen, estado de salud, profesión, etc.) pues sin estos datos es muy difícil llegar a un resultado claro.

En la sección de uno de sus libros dedicada a las aguas dulces se puede leer lo siguiente:

Las fuentes, los manantiales y las aguas vivas que brotan con pureza son un buen presagio para todos por igual y, en particular, para los enfermos y para los necesitados: para los primeros supone la curación, para los segundos el bienestar económico, ya que nada es tan imprescindible como el agua.

Este significado sintoniza, casi por completo, con la creencia popular extendida de que soñar con agua limpia es de buen augurio mientras que hacerlo con agua sucia es el anuncio de una situación desagradable, apoyando las palabras de C. G. Jung que cita Jean Chevalier en la introducción al Diccionario de los símbolos [14]:

Cuanto más arcaico y profundo es el símbolo…, más llega a ser colectivo y universal. Cuanto más sea abstracto, diferenciado y específico, por contra, más se acerca a la naturaleza de particularidades y de hechos únicos conscientes: más se encuentra despojado de su cualidad esencialmente universal.

Otro diccionario interesante, pero poco conocido en Occidente, es el Diccionario de los sueños de Muhammad Ibn Seerïn (653-729) un líder religioso que estudió las leyes y las profecías del Islam. Esta religión considera que hay tres tipos principales de sueños según su origen:

  • Divinos, pueden ser mensajes directos de un ser superior o consejos que ayudan a resolver problemas, prevenirlos o a tomar decisiones. Se cree que son puros y verdaderos.
  • Satánicos, sueños falsos inspirados directamente por la figura suprema de la maldad o por la influencia de esta en seres sobrenaturales, como los que surgen después de que Aladino frota un anillo y una lámpara en Las mil y una noches. La tarea de interpretar estos sueños es considerada inútil.
  • Sueños producidos por problemas fisiológicos o psicológicos, también se cree que son falsos por lo que no es necesario interpretarlos [15].
escena en la playa de mi bella genio i dream of jeannie barbara eden blanco y negro

La serie I dream of Jeannie (1965-1970) está basada en la comedia The brass bottle (1964) en donde un djinn o genio mágico salido de una lámpara crea situaciones complicadas.

En este enlace puede verse un segmento de The brass bottle.

Sigmund Freud es, junto al de Carl Gustav Jung, uno de los nombres más famosos asociados con la interpretación de sueños debido a las investigaciones profundas que hizo acerca de la actividad onírica.

Freud no llegó a proponer un diccionario de significados, estaba convencido de que la conducta debía analizarse con detalle utilizando también las equivocaciones que cometemos al hablar y al actuar, salidas del inconsciente,  ese mar salvaje del que sólo se pueden ver fragmentos diminutos cada tanto. Freud sabía que no es posible utilizar como técnica única la consulta de un diccionario para interpretar sueños, por eso sólo describió algunos significados que podían dárseles a situaciones y símbolos que aparecen en ellos de forma recurrente:

  • El estar desnudo ante personas extrañas puede ser la expresión de un deseo exhibicionista que durante el día se reprime porque conscientemente se sabe que es inadecuado.
  • Volar se asocia con recuerdos de la niñez, cuando se jugaba con adultos y se experimentaba vacío al caer, sensación que podría estar relacionada con las primeras veces que se sintió placer sexual.
  • Presentar un examen está relacionado con castigos que se recibieron durante la infancia por haber cometido alguna falta. Estos sueños se tienen por temor de haber seguido un comportamiento incorrecto, así sea un temor infundado, o también como “espaldarazo” del inconsciente que quiere recordarle al soñador que antes ha podido resolver problemas que parecían muy difíciles.
  • Soñar con un rey o un emperador equivale a soñar con el padre, como complemento soñar con una emperatriz o con una reina equivale a soñar con la madre.
  • Los objetos alargados como troncos, bastones, sombrillas, cuchillos simbolizan al pene, mientras que los cajones, las cajas, las cuevas y los barcos representan al útero [16].

Estos son sólo algunos ejemplos que confirman el énfasis que hacía Freud en la sexualidad cuando interpretaba los sueños de sus pacientes. Este trabajo, y la lectura detallada de libros escritos por investigadores que le antecedieron, fue la materia prima para la construcción de sus teorías, por eso antes de juzgarlas es necesario recordar que en general trababa a personas con desórdenes mentales y emocionales, además él mismo decía que estaba abierto a interpretaciones diferentes, siempre y cuando estuviesen bien fundamentadas, como ocurre, en mi opinión, con las de Jung.

Jung se basó en el término remanentes arcaicos de Freud para crear su teoría de los arquetipos y del inconsciente colectivo. Los arquetipos son símbolos que pertenecen a una memoria humana muy antigua, comunes en todas las personas y que aparecen en los sueños de un modo inexplicable. Si una persona sueña con un dios que lleva un hacha pero no tiene ningún conocimiento de la mitología nórdica, por mencionar alguna, puede decirse que está teniendo contacto con un arquetipo. Jung también aclara que los arquetipos son figuras ideales, por lo que no siempre aparecen encarnando a un dios particular o a un santo, de ahí que también existan arquetipos de objetos o de virtudes, así una casa puede representar al soñador y el baño su intimidad.

Aunque entre los aficionados a la obra de Jung se habla de un diccionario de arquetipos, lo cierto es que el psicoanalista no escribió ninguno porque se resistía a las clasificaciones fáciles, automáticas, además sabía que la mente inconsciente es demasiado compleja para organizarla en esquemas rígidos y fijos. Los esfuerzos que se han hecho para crear un diccionario de arquetipos se parecen más a los necesarios para hacer un diccionario de símbolos y si bien son útiles para interpretar sueños tampoco dan respuestas únicas ni definitivas.

Entre los significados dados a los arquetipos propuestos por Jung que más aparecen en sueños pueden encontrarse relaciones como estas:

La muerte tan ligada a la transformación y al final de una etapa, marca también el comienzo de una nueva [18], quizás sea por eso que popularmente se interpreta el sueño de muerte con el de matrimonio, porque cuando una persona se casa deja atrás la vida de soltería pero también deja definitivamente la vida de la niñez.

La serpiente, otro símbolo que aparece frecuentemente en sueños, ha recibido una influencia fuerte del cristianismo por lo que las personas que fueron criadas bajo sus principios la asocian con hechos negativos. Fue la serpiente la que tentó a Eva para que comiera del árbol del conocimiento, asunto que luego terminó con la expulsión del jardín del edén, sin embargo a lo que poco se le presta atención es a la frase: “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Dios había hecho…”[19], y no es la única asociación que se hace de la serpiente con la sabiduría, en el caduceo que simboliza la medicina también se la relaciona con un saber privilegiado.

detalle de pies y serpiente en la pintura de caravaggio madonna con el niño y santa ana

En este detalle de la pintura de Caravaggio (1571-1610), Madonna con el niño y Santa Ana, se vuelve sobre la idea de la serpiente como ser maligno.

Si te gustó este artículo especial y quieres saber 1-qué tan acertados son los diccionarios de sueños, 2-cuál es el mejor diccionario de sueños, 3-qué se puede hacer para utilizarlos mejor y 4-cómo interpretar los sueños con más precisión; suscríbete a El Sueño Significado, así podré enviarte un documento en formato PDF (con texto seleccionable) contándote las opiniones que tienen algunos expertos acerca de estos temas y otros contenidos exclusivos relacionados con los sueños y su interpretación. 

Si ya eres un suscriptor de El Sueño Significado pronto recibirás la información que menciono más arriba.

Y si lo que te interesa es que interprete gratis uno de tus sueños sigue las instrucciones que están en esta página.

Fuentes

[1] Etimología de interpretar. Consultado el 6 de marzo de 2014 en: http://etimologias.dechile.net/?interpretar.

[2] Suppan, I. Hitzschlag und Herzschmerz (28 de febrero de 2014) Consultado el 28 de febrero de 2014 en: http://randfragen.net/2014/02/28/hitzschlag-und-herzschmerz/

[3] Ventura, L. Cómo se hace un diccionario (4 de agosto de 2013) Consultado el 1 de marzo de 2014 en La Nación en: http://www.lanacion.com.ar/1606607-como-se-hace-un-diccionario
[4] How does a word get into a Merriam-Webster dictionary? Consultado el 1 de marzo de 2014 en: http://www.merriam-webster.com/help/faq/words_in.htm
[5] Ortiz Ginestal, M. ¿Cómo elabora la RAE cada nueva edición del diccionario? (31 de enero de 2014)  Consultado el 1 de marzo de 2014: http://www.20minutos.es/noticia/2043343/0/nuevo/diccionario/rae/
[6] Torallas Tovar, S. El libro de los sueños de Sinesio de Cirene en Sueños, ensueños y visiones en la antigüedad pagana y cristiana (2001) Fundación Santa María la Real – Centro de Estudios del Romántico
[7] Waring, P. Diccionario de los sueños (1991) Editorial Selector
[8] Artemidoro La interpretación de los sueños (2002) Editorial Gredos, S.A.
[9] Leadbeater, C. W. Dreams: What they are and how they are caused (1898)
[10] Kracke, W. H. To dream, perchance to cure: Dreaming and shamanism in a Brazilian indigenous society en Social Analysis Vol. 50 N° 2 (2006)
[11] Hori, T. Cultural note on dreaming and dream study in the future: Release from nightmare and development of dream control technique en Sleep and Biological Rhythms (2005) Vol. 3
[12] The Bristish Museum The dream book Consultado el 8 de marzo de 2014 en: http://www.britishmuseum.org/explore/highlights/highlight_objects/aes/t/the_dream_book.aspx
[13] Bulkeley, K. Dreaming in the world´s religions: a comparative history (2008) New York University Press
[14] Chevalier, J.; Gheerbrant, A. Diccionario de los símbolos (1986) Editorial Herder
[15] Al-Akili, M. M.; Ayoub, M. M. Ibn Seerïn’s dictionary of dreams: according to Islãmic dreaming traditions (1991) Pearl Publishing House
[16] Freud, S. La interpretación de los sueños (1898)
[17] Jung, C. G. El hombre y sus símbolos (1995) Editorial Paidós
[18] Valverde, G. Diccionario de arquetipos Consultado el 10 de marzo de 2014 en: http://gerardodiario.wordpress.com/arquetipos/
[19] Génesis Iglesia.net Consultado el 10 de marzo de 2014 en: http://iglesia.net/biblia/libros/genesis.html
Anuncios