¿En qué se parecen las personas que tienen la capacidad de interpretar sus sueños?

Llevarme esta entrada para leerla más tardeícono de archivo pdf

Aunque prácticamente todas las personas que me conocen bien saben que interpreto sueños, pocas veces me piden que les ayude a interpretar los suyos. En general comienzan la conversación acerca de este tema con frases como “quiero saber qué significa este sueño, pero ya sé más o menos de qué se trata” o “quiero que me confirmes si el análisis que hice de este sueño que tuve está bien”. Hablando con ellos, con mis amigos, he descubierto que entre más creativos son y menos prejuicios tienen mejor interpretan sus propios sueños. La pregunta clave aquí sería: ¿cómo lo logran?

Tal vez debería empezar apuntando las profesiones de quienes están cerca de mí, sin embargo eso plantearía un problema: te daría una visión sesgada de cómo han adquirido las características necesarias para interpretar sus sueños, por eso prefiero contarte cuáles son sus pasatiempos, qué los emociona y cómo ven el mundo, de esa forma podré explicarte porqué algunas actividades favorecen, más que otras, el desarrollo de un estilo de pensamiento afín con la interpretación de sueños.

“Mi poeta favorito es Fernando Pessoa”

Para la mayoría de la gente la poesía no existe, al menos no separada de la música, por eso cuando canturrea una canción no se para a pensar quién la escribió, para ella, para la multitud, la canción es una sola cosa y es de quien la canta, y se acabó, por eso poco o nada le interesa una “letra” por más bonita que sea si no lleva música, sin embargo hay personas que han nacido con una sensibilidad especial, o que han aprendido a desarrollarla, para captar sin música el ritmo y la emoción de las letras.

Personas que se sienten conmovidas al leer a Marosa di Giorgio, a Idea Vilariño o a, los menos anónimos, Pablo Neruda, Nicanor Parra y Federico García Lorca suelen ser también las que dicen “entiendo que el sueño que tuve me habla de este asunto pendiente y de sus consecuencias”, una afirmación natural para quien está familiarizado con las metáforas, los mismos trozos de información con los que se forman los viajes nocturnos.

“Para mí ir a Europa es ir a museos”

gente viendo fotografías en la sala de un museo

Los sueños en su mayoría están hechos de imágenes. A menos que hayas nacido sin el sentido de la vista, las situaciones que presencias mientras duermes estarán marcadas por escenas que ves, con claridad o sin ella, a color o a blanco y negro. Sólo si eres una persona muy atenta o te has ocupado del desarrollo de tu consciencia reconocerás elementos capaces de estimular tus otros sentidos, el olfato o el oído por ejemplo. Esta predominancia visual de los sueños encuentra su eco, de modo natural, en los museos. Estos sitios suelen albergar exposiciones que impactan a los asistentes usando imágenes. Si bien las instalaciones, los performances y otras muestras artísticas inclasificables están hechas para cuestionar a los espectadores mediante la inclusión de otras sensaciones, durante siglos las pinturas y las esculturas han sido las piezas protagonistas de las colecciones de los museos, piezas que hablan de la vida despierta pero también de la dormida, de la subconsciente.

La costumbre de visitar museos tiene como consecuencia el despertar de regiones del cerebro que tienden a perder flexibilidad por falta de desafíos. Observar, mas no mirar, una obra, que después de un vistazo pobre podría ser catalogada como fea o absurda, te obliga a pararte en un marco de referencia distinto al cotidiano, uno muy parecido y muy cercano al que usa tu subconsciente cuando diseña escenas únicas para mostrártelas cuando sueñas, de ahí que entre más disposición tengas para apreciar una fotografía más fácil te será identificar cuándo el símbolo onírico de una casa tiene que ver con el estado de tu vida y cuándo con la necesidad de refugio y protección.

“Puedo pasar horas en un supermercado, pero no comprando sino viendo las etiquetas y los empaques de los productos”

Las personas que utilizan su creatividad a diario saben que para mantener viva esta habilidad es necesario alimentarla, objetivo que sólo puede cumplirse cuando se tiene disposición para ver siempre el entorno con ojos frescos.

Acostumbrarte a los comerciales de radio y de televisión es muy fácil si todos los días oyes la misma emisora y ves los mismos programas, o canales, incluso si lo haces a través de tu computador, por eso es muy importante aprender a ver las rendijas, los lugares menos obvios.

Darle más importancia a la utilidad o a la calidad de un producto, por encima de su marca o de la publicidad con la que el fabricante pretende vendértelo es una forma de expandir tus límites, además en la medida en que cambias tus hábitos aumentas la probabilidad de reconocer símbolos en tus sueños, la de percibir sus repeticiones y, más tarde, la de comprender sus significados.

Las góndolas de los supermercados, las vitrinas de los centros comerciales y, en general, el mundo están llenos de mensajes que se transmiten con formas y colores, y no con palabras. Existen ranas, por ejemplo, que con la vistosidad de su piel les dicen a sus depredadores “si me comes morirás por envenenamiento”. Del mismo modo una etiqueta mostrando un paisaje campestre te dice “soy puro y natural” aunque haya sido fabricado con materias primas producidas bajo la supervisión rigurosa de señoras y señores vestidos con batas blancas mientras llenaban con números tablas de resultados.

La vida habla, siempre, le prestes atención o no, por eso quienes andan sus caminos con los sentidos muy despiertos se enteran antes de los mensajes y atienden las advertencias que están ahí para todos, sin discriminar.

“Mi cuento favorito es el de las zapatillas rojas de Andersen”

Las ideas puras y perfectas, las mismas con las que a veces te gusta atormentarte, porque aparentemente nunca alcanzas las metas que te planteas, sólo existen en la mente, en una realidad distinta a la que tocas y miras todos los días y todas las noches, cuando estás despierto, sin embargo al dormir tienes la oportunidad de comprobar la existencia de otras dimensiones, en ellas esas ideas puras y perfectas, incluso las negativas –la maldad absoluta, la crueldad sangrienta, etc.─ abandonan el reino de la imaginación y te dejan ver como sí pueden ser materia corriente, pero sólo si tienes la disposición que hace falta para adentrarte en su territorio y darles espacio para acoger sus enseñanzas.

Los cuentos de hadas y las historias mitológicas tienen en común el hecho de desarrollarse en sitios fantásticos y muchísimo menos limitados que este en el que lees, trabajas, ves películas y cuidas a tu familia. Visitarlos con frecuencia a través de cuentos, obras de teatro, música típica de culturas lejanas a la tuya y a través de conversaciones con personas que sostienen creencias distintas te prepara para recopilar más información de tus viajes nocturnos, esos detalles que por prejuicios, miedo a lo desconocido o ignorancia pasas por alto creyendo que están demás y que no le agregan valor a la interpretación de un sueño. En la medida que te expones a la diferencia, con respeto y tolerancia, saliendo de tu zona de confort, un poco cada vez, descubres que lo que no conoces es más grande, fascinante, rico y seguro de lo que sospechas.

Efectos secundarios de esta forma de comportamiento son el aumento de la confianza en ti misma, el fortalecimiento de tu intuición que te susurra con claridad por dónde ir y por dónde no, y el surgimiento de una curiosidad casi insaciable, además la próxima vez que sueñes con figuras mitológicas extrañas o con dioses desconocidos no sentirás miedo sino deseos de identificarlos para averiguar qué intentan decirte acerca de tu vida.

“Me gusta dibujar y colorear mandalas”

mandala de colores con mariposa hecho a mano

Al dibujar mandalas es más importante el estado mental que las habilidades “artísticas”.

Los mandalas son figuras geométricas, a veces agrupadas dentro de un círculo, creadas en la India y que se usan tanto para meditar como para hacer reflexiones personales.

Para dibujarlas no hace falta tener habilidades artísticas sorprendentes, basta con sentir ganas de llenar de colores una figura lista para esta tarea o con querer hacer garabatos en torno a un punto central. Si bien muchos mandalas son simétricos no es necesario dibujarlos de ese modo. C. G. Jung, el conocido psicoanalista suizo cuenta en su libro Recuerdos, sueños, pensamientos que en varias etapas de su vida usó esta actividad creativa para superar conflictos y entender situaciones confusas. Después de que pasaba algún tiempo desde que había dibujado un mandala volvía a él, lo observaba e intentaba comprender lo que la imagen le transmitía. Así, en parte, conseguía avanzar.

Aunque a muchas personas les parece ridículo e incluso estúpido usar lápices de colores para explorar sus emociones y para desarrollarse de un modo integral, lo cierto es que si practicas con constancia actividades de este tipo descubrirás, poco a poco, cómo modifican tu forma de pensar y cómo te vas concentrando en las figuras y en los tonos hasta alcanzar suavemente un estado en el que tus ideas se silencian.

Si lo prefieres puedes hacer mandalas más efímeros con otros materiales emulando prácticas budistas en las que los construyen con arena de colores para, al final, borrarlos, pues están convencidos de la eternidad del cambio, de la mutabilidad de la vida.

Colorear mandalas también es una actividad excelente para despertar la intuición en niñas, niños y personas con problemas cognoscitivos como parálisis cerebral o retardo mental, así que desde donde la veas esta afición tiene más cualidades que defectos.

Mandala hecho con hojas secas y frutos rojos sobre el pasto

Diferencias reconciliables

La anatomía del cerebro, dividido en dos hemisferios conectados por un grupo de células llamado cuerpo calloso, es relativamente conocida, sin embargo su funcionamiento sigue siendo un misterio para la mayoría de la gente.

Es posible que creas que si una persona es zurda controla el lado izquierdo de su cuerpo con la mitad derecha de su cerebro, del mismo modo en que una persona derecha controla el lado derecho de su cuerpo con la mitad izquierda de su cerebro, y que no hay excepciones, mas lo cierto es que esto no siempre es así.

Para que puedas entender mejor este hecho comenzaré mostrándote una tabla que ilustra, de forma muy general, las funciones que cumple cada hemisferio.

Hemisferio izquierdo Hemisferio Derecho
Movimientos de la mitad derecha del cuerpoAptitud matemáticaHabilidad verbalLógicaPensamiento analíticoPensamiento práctico

Atención a los detalles

Pensamiento lineal

Pensamiento deductivo

Organización

Movimientos de la mitad izquierda del cuerpoCreatividadSensibilidad artísticaIntuiciónImaginaciónEspiritualidad

Ritmo

Panorama general de una situación

Percepción del tiempo

Razonamiento espacial

Capacidad multitarea

Pensamiento simbólico

 

Otras funciones relacionadas con la percepción como ver, oír y oler, así como aquellas que te permiten experimentar emociones y aprender, son ejecutadas en ambos hemisferios en zonas que a pesar de estar identificadas pueden cambiar como respuesta a cirugías, traumas, derrames o problemas de nacimiento que presionan al cerebro para que se reorganice, para que actualice las conexiones que hay entre las neuronas, es decir las células que lo conforman; esta capacidad recibe el nombre de plasticidad cerebral.

Si bien las manifestaciones más espectaculares de plasticidad cerebral se dan en personas con daños graves y extensos, esta capacidad está presente en todos los seres humanos. Alguien que aprende un idioma nuevo, que va a vivir a otra ciudad o que decide aprender a tocar el piano le exige a su cerebro que cree conexiones nuevas entre sus neuronas para hacer posible esa habilidad, para sostener ese conocimiento nuevo: el vocabulario extranjero, la ubicación de las calles, las posiciones de las manos y de los pies.

La forma en la que el cerebro trabaja a diario ilustra la comunicación permanente que existe entre sus regiones que, lejos de ser fijas y estáticas, cambian y se adaptan en concordancia con las experiencias que vives. En la medida que te expones a ambientes nuevos y te planteas retos tu cerebro crea soluciones e ideas que te sirven para avanzar, para ampliar tu mundo, y para ser más inteligente de un modo integral. El psicólogo social e investigador Howard Gardner fue quien en 1983 le abrió la puerta al concepto de inteligencia emocional, que luego fue popularizado por Daniel Goleman.

Gardner, en su teoría de las inteligencias múltiples explica que los talentos pueden expresarse de varias formas y no sólo a través de habilidades que predominan en el hemisferio cerebral izquierdo, además aclara que las actividades cotidianas requieren la interacción de destrezas para que las personas puedan resolver problemas y hacer aportes valiosos a su entorno.

En el cuadro siguiente puedes leer un resumen de los ocho tipos de inteligencia identificados por Howard Gardner. Analizarlos te ayudará a entender que un talento es el resultado de la interacción de habilidades que residen en los dos hemisferios del cerebro.

Tipo de Inteligencia Habilidades que la componen
Musical Pensar en sonidos, ritmos, melodías y rimas. Ser sensible al tono y al timbre. Reconocer, crear y reproducir música usando un instrumento, un objeto o la voz. Involucrarse en actividades de escucha activa y de identificación de las conexiones existentes entre la música y las emociones.
Kinestésica Pensar en movimientos y usar el cuerpo en formas expresivas hábiles y complicadas para cumplir objetivos. Sentido de coordinación aplicado al movimiento de todo el cuerpo. Usar las manos para trabajar con objetos.
Lógica─Matemática Pensar en términos de causa y efecto, y entender las relaciones entre acciones, objetos o ideas. Calcular, contar o analizar proposiciones y ejecutar operaciones complejas lógicas o matemáticas. Incluye habilidades de razonamiento inductivo y deductivo, así como solución creativa de problemas.
Espacial Pensar en imágenes y percibir el entorno visual de un modo preciso. Pensar en tres dimensiones, transformar las percepciones visuales propias y reinventarlas a través de la imaginación. Manipular objetos con destreza.
Lingüística Pensar en palabras y usar el lenguaje para expresar y entender significados complejos. Ser sensible frente al significado de las palabras, al orden de ellas, a los sonidos, al ritmo y a las inflexiones de la voz. Usar el lenguaje para describir la vida cotidiana.
Interpersonal Ser consciente de la existencia de otras personas y comprenderlas. Tener empatía para entender las diferencias y para apreciar los motivos, las intenciones y las emociones ajenas a partir de experiencias y estilos de vida diversos. Interactuar de forma apropiada con una o más personas en ambientes familiares, sociales y laborales.
Intrapersonal Auto-observación y comprensión de sí mismo. Ser consciente de las fortalezas y de las debilidades propias. Hacer planes sensatos para alcanzar metas personales. Monitorear los pensamientos y los sentimientos propios, y tener la capacidad de regularlos de una forma adecuada. Habilidad para auto-monitorearse dentro del contexto de las relaciones interpersonales y para conseguir objetivos propios a través de ellas. Habilidad para reflexionar acerca del papel propio en las relaciones con otras personas.
Naturalista Entender el mundo natural, incluidos plantas, animales y estudios científicos. Reconocer, nombrar y clasificar individuos, especies y relaciones ecológicas. Interactuar de un modo armónico con seres vivos e identificar ciclos vitales y de fuerzas naturales.

***

Esta entrada hace parte del segundo capítulo del manual de interpretación de sueños que estoy escribiendo. En la versión completa incluyo ejercicios puntuales para reprogramar el cerebro, hacerlo más flexible y desarrollar el pensamiento simbólico, una habilidad clave para comprender el significado de los sueños.

Para saber dónde, cuándo y cómo puedes comprar mi libro sólo necesitas suscribirte con tu correo electrónico a este blog, así sabré a dónde enviarte esta información, además de todos los avances de los capítulos siguientes, para hacerlo sólo tienes que llenar el formulario que está debajo:

Tema del capítulo próximo:

Cómo llevar un nocturnario o diario de sueños

Referencias:

Exploring the application of multiple intelligences theory to career counseling – C. Branton Shearer, Darrell Anthony Luzzo (2009) The Career Development Quarterly Vol. 58

Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas – Allan y Barbara Pease Editorial Amat

Redesign my brain (2013) Screen Australia

 

Anuncios

Un comentario en “¿En qué se parecen las personas que tienen la capacidad de interpretar sus sueños?

  1. Pingback: Cómo llevar un nocturnario o diario de sueños | El sueño significado

Los comentarios están cerrados.