7 razones por las que la gente no entiende sus sueños

  1. Confunden lo que quieren que signifique con lo que en realidad significa. A diario leo sueños que van más o menos así “terminé hace x tiempo con mi novio y anoche soñé que me abrazaba, que me besaba, en fin, volvíamos a estar juntos, por favor dime qué significa”. La respuesta sencilla a esta solicitud es “tu sueño sólo hace parte del proceso natural de duelo, durante el cual te adaptas a la situación nueva”, sin embargo casi nunca la doy porque sé que si le respondo eso a la persona promedio lo más probable es que ignore mi respuesta y que siga buscando una interpretación más “de su talla”, lo que me lleva a la razón siguiente.
  2. Cuando una interpretación no les gusta buscan otra que se ajuste más a sus expectativas. No conozco todas las páginas de interpretación de sueños que hay en la red porque es imposible, al menos para un ser humano, pero sé que hay suficientes para que una persona con mucho tiempo libre pase horas buscando una que le responda lo que quiere “tu ex te ama, tu hombre / mujer volverá a estar a tu lado y eso es lo que significa tu sueño”. Mentira. Permíteme reventar la burbuja con mi preciosa aguja. En el 99.9% de los casos los sueños en los que vuelves con tu ex pareja son como aquellos en los que te encuentras con un familiar o un amigo fallecido, ni la relación se recuperará ni el muerto resucitará. Si alguien quiere seguir creyendo lo contrario, porque pensar de un modo mágico le parece menos duro que aceptar la realidad, que luego no culpe al charlatán de turno por venderle el conjuro para “amarrar, devolver, doblegar y traer de rodillas en menos de dos semanas al ser amado”. De acuerdo, el fulano no tiene ética, pero convengamos también que no podemos andar salvando a todos los que se comportan de un modo ingenuo, por decir lo menos. Quizás sólo después de perder mucha plata y tiempo, y después de ganar más problemas que soluciones aprenda la lección, eso si tiene suerte y sentido común.
  3. Critican sus sueños todo el tiempo sin saberlo. Si conocieras a alguien que cada vez que te ve te dice cosas como “¿dónde compraste esa ropa?, la verdad que es muy rara”, “tu peinado es algo extraño, ¿quieres llamar la atención?” o “¿te pasa algo en la pierna?, ¿por qué no caminas como los demás?”, ¿te quedarían ganas de seguirle hablando? A menos que seas una persona con un gusto cultivado por las observaciones pasivo-agresivas y las opiniones ajenas no solicitadas, lo más probable es que al conocer a alguien así te alejes. Y con los sueños ocurre algo parecido. Todos, ABSOLUTAMENTE TODOS los seres humanos tenemos sueños extraños, esa es la naturaleza de la mayoría de la vida onírica. Además no estamos todos inscritos en un concurso cósmico que se premia a quien tiene el sueño más raro y enrevesado. Decir “si alguien tiene sueños raros esa/e soy yo” equivale a que un periódico publique como primicia el siguiente titular “Científicos de la Universidad de Cornell acaban de descubrir que el agua moja”. Tú tienes sueños raros, yo tengo sueños raros, el vecino tiene sueños raros y hasta tu perro, cuando te habla en sueños, te dice que tiene sueños raros. ¿Me hago entender? A los sueños se los debe aceptar como vienen, prestándoles atención y dejando los juicios de lado, de lo contrario sólo los percibirás cuando se conviertan en pesadillas molestas que no sabrás cómo manejar.
  4. No llevan un nocturnario. Nocturnario es una palabreja que me encanta, es romántica, poética y está llena de significados. Nocturnario es simplemente un cuaderno o una libreta en la que se apuntan los eventos que ocurren de noche, por eso es perfecto para registrar los sueños. Un nocturnario además es una herramienta ideal para comenzar a entender cuándo sueñas con comida, cuándo con desconocidos y cuándo con monstruos o libélulas. Así no entiendas nada de interpretación de sueños el hecho solo de escribir tus sueños, ojalá a mano, te ayudará a relajarte, a conocerte mejor y a sentirte más contenta/o con la persona que ya eres. Si luego usas o no los sueños que escribas en tu nocturnario para aprender a analizar tu actividad onírica es otra historia, pero seguramente si los registras con detalles una noche de estas terminarás descubriendo, casi por arte de magia, porque sueñas con la casa de tus papás cuando sientes angustia o temor. Después de leer este artículo que escribí acerca de cómo llevar un nocturnario comprenderás mejor este punto.
  5. No llevan un diario. El diario es el complemento del nocturnario, pero no por eso tiene que ser un cuaderno o una libreta separada. Lo más importante al registrar las experiencias que te impactan, que te emocionan, o que simplemente intentas comprender mejor, es establecer claramente la diferencia entre la realidad diurna y la nocturna, la frontera entre esta fantasía y la otra. Al menos al comienzo. Saber que una discusión acalorada es el preámbulo de un sueño con aguas turbias o con dientes que se caen sólo es posible si prestas atención a las secuencias. Algunas personas por ejemplo saben que deben prepararse para contratiempos cuando sueñan con serpientes mientras que otras lo hacen después de soñar con ratones. Los símbolos tienen un origen universal pero una interpretación íntima e individual, por eso quienes trabajamos con sueños sólo podemos darles un empujoncito a las personas para que completen un trabajo enorme, importante, enriquecedor, que si se lo proponen pueden hacer, porque a diferencia de lo que se cree todos tenemos “el don”, como te explico en el punto siguiente.
  6. Creen que la interpretación de sueños es “un don” que sólo poseen unos cuantos “elegidos”. Si te dijera que quienes se encargan de darles instrucciones a los computadores para que hagan lo que deseamos son clarividentes que nacieron con un don y que nunca tomaron clases para lograr tal hazaña ¿me creerías? Quizás exista alguien así, capaz de transmitirles sus órdenes telepáticamente a las máquinas, que sin dudarlo las cumplen. También sé que hay personas que convencidas y con buena fe ponen su percepción extra sensorial al servicio de otros pero la mayoría de los mortales, aunque tenemos intuición y sabemos grabar un número nuevo en un teléfono móvil, no somos capaces de diseñar una página web ni de descifrar un sueño de buenas a primeras. Así como los deportistas de alto rendimiento deben entrenar muchísimo para tener la oportunidad de ganar una medalla en las olimpiadas, la dedicación a la tarea de aprender a analizar sueños rinde frutos. La medalla viene a ser la capacidad de entender un sueño casi instantáneamente después de tenerlo, logro que demanda constancia, dedicación, reflexión y paciencia, pero no canalización de ángeles, arcángeles y extraterrestres. Si tú no has alcanzado ese nivel quizás sea porque te has dedicado a otras actividades o porque simplemente no te interesa tanto este tema, pero no porque los dioses hayan dejado caer sobre ti una maldición.
  7. Intentan encontrar el significado de sueños vacíos y que no necesitan interpretación. Ya lo he dicho antes, aquellos sueños que tienes después de comer hasta (casi) reventar o luego de beber hasta olvidar tu nombre suelen ser caóticos, rocambolescos y carentes de significado, por eso no deben inquietarte, sin embargo no falta quien se altera hasta el cansancio porque borracha/o soñó que besaba a una gallina verde y para colmo lo disfrutó. Cada quien que haga lo que mejor le parezca con su tiempo, pero si insiste en intentar interpretar viajes nocturnos como este, desconociendo que lo que debe resolver antes es por qué bebe o come de ese modo, al menos un poco se merece las respuestas confusas que obtiene por poner su atención en un lugar inadecuado.

Mi próximo artículo también será acerca de cómo leer la baraja Lenormand, escribo también porque de un tiempo para acá estoy aprendiendo a comunicarme con este oráculo.

Si es la primera vez que visitas mi blog y quieres saber cuándo y dónde podrás descargar gratis la baraja en español que estoy preparando deja tus datos en el formato que está en la barra lateral.

Anuncios