Experiencias con mi doble cuántico

Quizás porque este tema ya no está de moda es que lo toco. Va y viene así como lo hacía mi conexión con este dáimon que me ha ayudado a modificar las cosas que no me gustan de mi vida. Estoy en medio de una cuarentena, uno de los términos definidos por Jean Pierre Garnier Malet en sus libros, y como sigo comprobando que no es un invento sin sentido me animo a contar cómo me va con algo que, en principio, era un experimento más.

Para llegar a este punto necesité leer varios libros pues, como se dice con frecuencia, los postulados del autor francés no son fáciles de digerir, al menos no a la primera, por eso indico cuál fue el camino que recorrí por si le sirve a alguien. Empecé con un libro “fácil” de Garnier Malet: Tu doble: ¿cómo  funciona?, después leí el libro Realidad daimónica de Patrick Harpur, que creí infumable pero que luego no quería soltar, y luego uno “difícil”: Cambia tu futuro por las aperturas temporales. Esta aproximación vino después de ver un video de Enric Corbera en el que explica la teoría del desdoblamiento de los tiempos. Si bien es una herramienta útil, preferí ir a la fuente original pues en las traducciones y en las interpretaciones se pierde y se tergiversa mucho.

La propuesta de Garnier Malet es bastante sencilla: tienes un doble, un guía espiritual, un ángel de la guarda, un alma gemela, un Yo Superior, un dáimon personal, etc., el nombre es lo de menos, que vive a una velocidad más rápida que la tuya (futuro) y que te puede ayudar a resolver todos tus problemas porque le conviene. Viene a ser algo así como ese “clon” que muchos hemos querido tener para terminar las cosas que empezamos. Jean Pierre Garnier Malet, físico especializado en mecánica de fluidos, en su teoría afirma que si a ti te va bien, sea cual fuere el significado que le das a la palabra “bien”, a él, a tu doble le irá igual. Aunque la red está repleta de personas que hablan de LA técnica, Garnier Malet aclara que no existe. Él simplemente enuncia una ley, aporta evidencia para respaldar su descubrimiento científico y da unas indicaciones muy simples para aplicarla. Yo lo veo como el microondas, la mayoría de las personas no sabe (yo incluida) cómo funciona esta tecnología pero prácticamente todos sabemos cómo calentar algo en un horno que funciona con ellas. En el caso de la ley del desdoblamiento de los tiempos es similar. No entiendo todos los entresijos de este asunto pero sé cómo aplicarla porque es algo natural. Así como no tengo que hacer ningún ritual complicado para que me afecte la ley de la gravedad, tampoco debo hacer movimientos entreverados para recibir la información que me envía permanentemente mi doble.

La comunicación con él está presente todo el tiempo, así no sea consciente de ello sin embargo, el momento de irme a dormir es crucial en este proceso. Durante el día percibo la información que me envía a través de sincronicidades y corazonadas y en la noche, de forma continua, durante la fase de sueño MOR (Movimientos Oculares Rápidos). Para comunicarme con más precisión con mi doble antes de dormirme le digo qué día es (día, mes, año), dónde estoy (galaxia, sistema solar, planeta, continente, país, ciudad, barrio…) y recapitulo mi día, sin juzgar ningún acontecimiento, al menos hasta donde me es posible. No me quejo del día lluvioso ni de haber encontrado en el supermercado poco fresca la fruta que se me antojaba, repaso todo lo que recuerdo y le cuento mis preocupaciones a mi doble de modo similar al que lo haría al contárselas a un amigo. Me concentro en ellas pero con abandono, es decir sin obsesionarme con una solución específica para mis problemas, confiando totalmente en que mi doble sabrá cómo organizar todo para que alcancemos el estado que deseamos, el objetivo que nos propusimos antes de que yo naciera. Eso es todo. Rara vez me quedo despierta durante horas dándoles vueltas a las posibilidades que tengo por delante. Confío en que mi doble sabrá lo que es mejor para mí en términos del Bien Universal.

He visto varios videos en Youtube en los que se agregan detalles que, hasta donde recuerdo, no están en los libros de Garnier Malet. Se habla de beber agua, de hablarle de formas específicas al doble, de dejar creencias a un lado, etc. pero lo básico es recapitular el día, contarle lo que te preocupa y dormirte con tranquilidad. Los pasos que se agreguen como poner un cristal especial debajo de la almohada, hacer una visualización para proteger tus sueños o beber una pócima antes de dormir son accesorios, no requisitos, que cada quien es libre de usar para lograr una comunicación efectiva con su doble particular. Yo practico o he practicado varios de ellos y si bien he tenido resultados positivos, tengo claro que son elementos ausentes en la teoría de Garnier Malet. Hecha esta aclaración paso a contar cómo ha sido mi experiencia con una cuarentena consciente que decidí implementar basada en la teoría del desdoblamiento de los tiempos.

Primero fueron los sueños

Desde que conocí el trabajo de este científico empecé a trabajar con mi doble cuántico. Establecí esta comunicación para ponerme en el camino que me interesa y no en el que las presiones externas “me obligan” a estar. Esta vez, a diferencia de otras etapas de mi vida, llevo varios años  escribiendo a diario mis sueños, un ingrediente que si bien no es necesario para la comunicación con mi dáimon personal, sí me ha servido para ver cómo me afecta la práctica consciente de esta ley, que he entendido mejor comparándola, varias veces, con la ley de la gravedad.

La gravedad siempre está ahí y te afecta pero sólo eres consciente de ella hasta que eliges usarla a tu favor, por ejemplo cuando decides aumentar tu masa muscular y por eso te desafías. Buscas pesas para desarrollar tus músculos de modo consciente. Usas algo que ya está ahí para alcanzar una meta específica. Con la ley del desdoblamiento de los tiempos es lo mismo. La vía de comunicación con tu doble siempre está ahí, pero tú eliges si la usas para recibir información benéfica o si la ignoras, decisión que, como advierte Garnier Malet, puede convertirte en marioneta de “gamberros cósmicos”, entidades que quieren que el mundo sea como a ellos les conviene y no como a ti te gustaría que fuera.

Habiendo entendido esto, que tengo una herramienta ultra poderosa y muy útil a mi disposición, pasé a elegir un objetivo, algo que en la medida en que se cristalizaba me daba más tranquilidad, una de las virtudes que más valoro en la vida y que me ayuda a volver a mi centro. Por elección personal, basada en experiencias y lecturas previas, no compartí el objetivo con nadie para evitar influencias no solicitadas*. Con esta claridad y con estas decisiones empecé mi primera cuarentena consciente.

De las veces pasadas en las que me comuniqué conscientemente con mi doble recuerdo que en poco tiempo empezaba a detectar señales que apuntaban a la realización de mi deseo, pero como sólo seguía esporádicamente la rutina de la recapitulación y la conversación nocturna con mi dáimon tenía la impresión de que mi objetivo se alejaba con mucha rapidez. Esta vez quería que fuera distinto. El cambio de mi perspectiva vino con la lectura del libro “difícil” de Garnier Malet. En uno de sus capítulos explica que el doble busca la mejor solución posible durante 3 días en cada una de las puertas de las constelaciones zodiacales, esto en total suma 36 días, luego, con toda la información que encontró, consolida un resultado durante otros  4 días lo que suma un total de 40 días. Yo estoy buscando cambios congruentes, duraderos, por eso sentí que lo mejor para encarrilarme era hacerlo así, no sólo durante unos pocos días ni durante una sola noche. Siento que las técnicas que ofrecen resultados de la noche a la mañana llevan a recaídas que se producen con la misma rapidez, de ahí que sintiera la necesidad de profundizar.

Saber el funcionamiento de este ciclo de 40 días me ayudó a seber porqué la solución a lo que veo como un problema puede llegar entre 3 y 40 días después de empezar la comunicación consciente con mi dáimon. Es probable que el doble en su búsqueda encuentre una solución muy buena en 3 días o que necesite hasta 40 para hallarla. Partiendo de esta base entendí que lo mejor era ser paciente y darle a mi doble todo el tiempo necesario para que buscara lo que nos conviene a los dos. No sabía en qué me metía, sólo presentía que iba a ser divertido, interesante y enriquecedor, y no me equivoqué.

¿Estás listo para la limpia?

Garnier Malet explica que para saber si la comunicación con tu doble fue efectiva o no es suficiente observar cómo te sientes al despertar. Si te despiertas alegre, confiado y tranquilo es porque “marcaste el número correcto” y recibiste los consejos que necesitas de tu “coach cósmico personal”, si, en contraste, amaneces viendo todo más oscuro que cuando te fuiste a dormir es posible que hayas estado charlando con uno de esos seres que aman las catástrofes y las malas noticias porque las necesitan para existir, es decir los gamberros cósmicos. El autor también menciona que las pesadillas a veces son resultado de la velocidad a la que se mueve el doble y de la exploración de futuros potenciales que en esta velocidad, la de tu yo actual (tiempo presente), se ven oscuros sin embargo, eso no quiere decir que sean negativos, tal vez por eso Garnier Malet hace énfasis en que recordar los sueños cada noche no es necesario, incluso afirma que puede ser contraproducente si no sabes qué hacer con la información que recibes.

Yo, a diferencia de otras personas, me especializo en este tema, por lo que estoy entrenada para recordarlos y registrarlos prácticamente a diario, por eso puedo decir que el contenido explícito de mis sueños ha cambiado. Veo a personajes que ya no están presentes en mi vida y me despierto con la sensación de que he estado atendiendo asuntos que dejé inconclusos en el pasado (una velocidad más lenta), una consecuencia totalmente coherente con mi objetivo. Entiendo que las áreas distintas de mi vida no son islas independientes sino que están conectadas entre sí y, por lo tanto, para experimentar el estado que busco es necesario hacer modificaciones en el todo.

Otro cambio que he notado es la tranquilidad y la felicidad enormes que me acompañan durante algunos días, sensaciones que contrastan con la inercia pura que en otros momentos me empuja a seguir adelante. Atravieso episodios en los que no quiero hacer nada, en los que me obligo a completar la tarea que tengo al frente, pero luego la incomodidad se transforma rápidamente en motivación para continuar, otro efecto agradable e inesperado. Podría decir que estoy atravesando una “recalibración” muy profunda. La única experiencia conocida con la que puedo comparar esta sensación es la limpia que atravesé cuando recibí los alineamientos reiki. En ese proceso me deshice de muchas cosas que no necesito, esquemas mentales, emociones contenidas, prejuicios, miedos, etc. y me dispuse a ser un canal dispuesto a encauzar la energía universal.

Esta cuarentena consciente me ha parecido más compleja en términos de motivación, por lo que me ayuda a comprender porque en Japón son tan renuentes a recibir a estudiantes de reiki “iniciados” en occidente. Allí, a diferencia de lo que hacemos por estas latitudes, la formación toma años, a veces décadas, dedicación que hace posibles formas de sanación que aquí veríamos como actos de prestidigitación. Amo la práctica de reiki, la adoro, la tomé una vez y nunca la dejé pero tampoco voy a mentir. Recibí la introducción presencial al tema durante tres cursos de fin de semana,  separados entre sí por varios meses, antes de empezar mi práctica personal.  La cuarentena en cambio es una práctica de un día sí y otro también. Incluso si olvidas completar el procedimiento sigue operando en ti. Es una constante.

Mi trabajo con mi doble cuántico es, en mi caso particular, escribir mis sueños todos los días o al menos recordarlos. Es enfrentarme a situaciones que por miedo, falta de experiencia, dolor, o lo que sea, dejé de lado. Es observar las fluctuaciones emocionales, energéticas, leer señales y sentir mi intuición para saber cuándo debo caminar y cuándo permanecer. Es un desafío diario, es cuestionarme, volver a empezar, reconocer que me equivoco, frustrarme y, a pesar de esa frustración, a pesar de que a veces lo único que quiero es ver mucha televisión en Youtube / Netflix / Gnula, seguir. En resumen, viendo todo como un cuadro grande, ha valido la pena. Eso que quiero conseguir, lo que me inquieta hoy no me atormenta como lo hizo hace un año. Los contratiempos cotidianos ya no son peñascos que tengo que saltar a como dé lugar. A veces simplemente los veo en mi camino, otras los rodeo o me fundo con ellos en un abrazo, dependiendo de las instrucciones que vienen de mi interior. Ya ni siquiera son dignos de enfado o de quejas. Son. Punto.

Algunas creencias que durante muchos años han definido mis reacciones ahora son información que se va quedando sin piso. Veo la culpa o el dolor y no les encuentro sentido. No se trata de que me haya vuelto inmune a las manipulaciones ajenas, ya quisiera, sino de que las veo, las identifico y no me apetece seguir el juego, casi, casi podría decir que hasta empiezo a entender la razón de su existencia. Visto así he avanzado muchísimo, más de lo que me propuse, es más, a veces he avanzado sin proponérmelo. Empecé esta cuarentena consciente como un experimento más, como un viaje, sin expectativas, con curiosidad, por eso veo cada día como una oportunidad nueva para descubrir algo nuevo, para enamorarme del misterio, para encontrar milagros.

Las plantas y los sueños me han traído hasta aquí. Por ellos descubrí una teoría que me ha llevado a entender cómo con esfuerzo y disciplina puedo cambiar mi vida. La ley del desdoblamiento de los tiempos y su aplicación, en la comunicación con mi doble cuántico, me han ayudado a recuperar algo que quisiera no haber perdido nunca, algo que me gustaría que estuviera a mi lado siempre: la certeza, no la fe. Certeza, porque esto no se trata de creer porque alguien más me dice que es verdad sino porque mis experiencias me han mostrado que sí puedo vivir de otro modo, que sí puedo transformar lo que hay en algo mejor pero no sólo mejor para mí sino en algo mejor para todos, en algo espléndido para TODO.

*Porque evito compartir mis objetivos lo explico en este artículo.

Si te gustó este artículo y quieres saber cuándo publicaré uno nuevo puedes suscribirte a mi lista de correo a través del formulario que está aquí o si prefieres puedes suscribirte sólo a este blog usando los espacios disponibles arriba a la derecha.

Adenda:

Como detesto desde las tripas cuando alguien responde “he visto cambios maravillosos en mi vida”, sin dar el más mínimo detalle, a la pregunta ¿cómo te ha ido con tal o cual cosa, técnica, método, etc.?, durante varias semanas me dediqué a observar qué aspectos de mi vida han cambiado desde que empecé a comunicarme conscientemente con mi doble cuántico. Esta es la lista de lo que he notado hasta el momento:

  • Mi imaginación está más despierta.
  • He recuperado la confianza en el futuro, tanto que se podría decir que por ratos me siento optimista.
  • Me preocupo menos y me ocupo más.
  • Los ruidos externos me molestan menos.
  • Estoy de mejor humor. Literalmente me río más y con más ganas.
  • Reacciono con menor intensidad a estímulos que antes me molestaban mucho.
  • Tengo menos miedo a quemarme con objetos calientes.
  • Actúo de un modo más decidido. Sufro menos de parálisis por análisis.
  • He visto avanzar situaciones oníricas que parecían congeladas en el tiempo.
  • Tengo el olfato más sensible, con todo y que ya me decían “sabueso”.
  • Me siento equilibrada emocionalmente la mayor parte del tiempo.
  • Mi capacidad de leer micro-expresiones de lenguaje no verbal ha aumentado.
  • Varios alimentos procesados que me gustaban ya no me saben tan bien como antes.

Aclaro que los efectos son prácticamente infinitos y diferentes para cada persona. La anterior es una lista, no la lista mejor ni la definitiva.

Después de hacer cuentas con mis diarios y nocturnarios entendí que cuando escribí el primer borrador de este artículo ya estaba en la cuarentena 20 o 21, un proceso largo y que pude transitar de un modo más fácil con la ayuda de los libros que menciono. En este grupo de Facebook encuentras información para descargarlos. Si no usas facebook y quieres recibir esta información escríbeme a elsuenosignificado[at]gmail[punto]com con las palabras “doble cuántico” en el asunto.

Anuncios

10 comentarios en “Experiencias con mi doble cuántico

  1. Hola!! Ando muy metida investigando este tema del doble cuántico, ya que a la vez es muy emocionante, he leído eate artículo varias veces en mi afan de comprender mejor el tema, porque he de decir que tienes un modo de contar tu experiencia muy llamativa, me atrapó, tengo una sola duda porque no me queda muy clara una parte, por un lado he leído que después de contactar a tu doble y expresarle tu deseo, lo sueltas y dejas que haga lo suyo durante la cuarentena, ahora bien, la duda me surge en el momento en que tú escribes que esto es de un día sí y otro también, ósea, entonces para hacer efectivo lo que me gustaría que sucediera hay que hacer el contacto todas las noches durante la cuarentena expresando el mismo deseo con el q comencé o solo una noche y he de soltar el tema mientras sucede la cuarentena.

    Espero haberme dado a entender, si me puedes ayudar con la duda te lo super agradecería.

    P.d. anoche lo practiqué, por primera vez me siento confiada, después de unas cuantas semanas de tristeza, ansiedad y depresión 😮

    Saludos y ojalá puedas responderme 🙂

    • Hola Arianna. Me alegra mucho que mi trabajo en este espacio te sea útil.

      La respuesta a tu pregunta es simple y profunda al mismo tiempo. La conexión se debe hacer todas las noches para asegurarnos de que recibimos información sana y adecuada, por lo tanto se hace siempre, así se evita recibir mensajes que los “gamberros cósmicos”, como los llama Garnier Malet, emiten para que nos perdamos en el camino. Si le recuerdas o no a tu doble todas las noches lo que quieres, lo que te preocupa, es opcional, sin embargo, en mi experiencia, este comportamiento me suena al de la madre que no confiando en el hijo y en lo que le ha enseñado, vive detrás de él diciéndole lo que debe y lo que no. La insistencia a veces es señal de que no se ha soltado, es decir que no sólo se quiere algo sino que se quiere de un modo específico y, como explico en talleres y consultas individuales que hago, eso equivale a ponerle esposas a tu doble o a meterle las alas a tu ángel de la guarda en una caja de hierro.

      Por último me alegra mucho leer que estás más tranquila. Es el primer efecto que se nota después de practicar esta técnica, luego vienen más sucesos maravillosos. 😉

  2. Hola Maria Rosa:

    Tengo una pregunta.Hoy fue mi primera noche de acercamiento a mi doble Cuántico.Me quedé dormida como a las 12.30 después de pedir por 2 veces consecutivas no fuera a ser que se me olvidara algún paso a seguir pero como a las 2 de la madrugada desperté al notar que alguien me hablaba en sueños, no se que me decía y tarde un poco en quedarme otra vez profunda hasta las 6 de la mañana.
    Yo duermo muy profundo y de corrido, tanto que nunca recuerdo lo que he soñado por eso tengo dudas si el despertar fue por el diálogo o que no pude contactar correctamente con mi Doble pero me he levantado bien y en paz.
    Gracias, un abrazo de luz

      • Hola Rosario. Te escribe Licuc, autora del blog. María Rosa es una amiga y comentadora frecuente de este espacio y quizás tarde en ver tu mensaje.

        Lo que te pasó está dentro de lo “normal”. En realidad no hay norma para el modo en que tu Yo Superior / Doble Cuántico se comunica contigo. Usa métodos para transmitirte lo que necesitas, siempre con tranquilidad, con calma. Lo más importante es eso, que a pesar del susto inicial te levantaste “bien y en paz”.

        Si sigues practicando conscientemente esta comunicación verás que los cambios que quieras hacer en tu vida se acelerarán, eso sí, recuerda que las cosas serán como deben ser y no como a ti se te antojen. La clave está en soltar.

        Saludos cordiales.

  3. Pingback: ¿Estoy aprendiendo a entrar en sueños ajenos? | El sueño significado

  4. Una disciplina que debo practicar es la de repasar mis comentarios antes de darle a publicar.En lugar de sólidos quise decir sólitos . Y quizá me deje algo más.
    Un saludo.

  5. Hola Johanna.
    Quizá este tema que “ya no está de moda”,no lo este porque al no ser algo físico que se pueda tocar, lo más sencillo es la imposibilidad del mismo.
    Yo no he leído a Malet, de hecho, esto es lo primero que se sobre el. Como estoy educada en el catolicismo, para mi es muy cómodo aceptar ” Angel de la Guarda” , aunque cualquier otro nombre noe parece descabellado.
    La posibilidad de tener un protector o consejero es algo que debería lanzarnos a todos como posesos a practicar esa disciplina que consiga sus ayudas; y he aquí que nada más lejos de la realidad, muy al contrario nos enrocamos en un ” no puede ser”. Creo que esta cómoda posición es digna de un gigantesco debate. Porque nosotros sólidos nos ponemos trabas hacia el avance?.
    Gracias por tus recomendaciones y por la investigación que realizas de temas tan poco aceptados.
    Un saludo desde el mundo de los sueños, mundo que si compartimos.
    Prometo correo personal. Maria Rosa.

    • Querida María Rosa, siempre es un gusto saber de ti.

      Estoy de acuerdo contigo parcialmente en cuanto a que es difícil algo impalpable, pues hay otras cosas, a medio camino entre lo físico y lo virtual, que atraen más atención que este tema. Me parece a mí que en el fondo todos intuímos lo revolucionario e incómodo que puede ser oír a nuestro corazón a fondo, sin hacer concesiones. Seguir los pasos que nos dicta equivale, muchas veces, a llevarle la contraria a una multitud dormida que prefiere seguir el camino al barranco con tal de no sentirse sola ni diferente mientras se acerca a él.

      Mejor sigamos soñando con lucidez que así estamos despertando.

      Un abrazo.

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.