Imperfeccionista

Artículos para aceptar lo que no puedes controlar y mejorar lo que puedes cambiar.

¿Usas Facebook o Facebook te usa a ti? (06-06-2014)

Llevas horas trabajando en el computador y sientes que es hora de darte un respiro. Digitas la dirección de la famosa red social y cuando vuelves a ver el reloj han pasado 30, 40 minutos que nadie te devolverá.

No eres sólo tú, son miles, millones quizás las personas que preferirían usar Facebook de un modo más eficiente pero que no saben cómo cambiar sus hábitos digitales.

Sin importar si quieres encontrar tiempo para tomar clases de pilates, aprender a escalar o construir un robot estos consejos te servirán para usar mejor tu tiempo pero sin convertirte en un asocial:

1-      Si te sientes bien lo usas, si no, no.

Facebook no es un sitio inofensivo que visitas cuando no tienes nada mejor que hacer; como el supermercado es un negocio hecho para que te quedes tanto tiempo como sea posible y para que gastes al máximo, en este caso energía y atención. Así como no te conviene ir a comprar comida cuando tienes hambre, porque seguramente terminarías comprando lo que necesitas y lo que no, es mejor que evites ver los álbumes de fotos ajenos cuando estás cansado o estás teniendo un día difícil.

Los seres humanos tenemos una tendencia prácticamente natural hacia la comparación, que si bien no es mala en sí, puede amargarte la vida, y mucho. Aunque todos sabemos que la mayoría de las personas usa Facebook para agrandar sus éxitos, solemos olvidar momentáneamente este detalle y hacemos un pacto con la información que leemos, vemos y comentamos parecido al que hacemos cuando vemos una película. En ambos casos sabemos que los hechos fueron manipulados pero saberlo no impide que nuestra reacción emocional sea genuina, por eso así sepamos que Martha odia cocinar te molesta cuando ves una foto en su perfil en la que aparece una lasagna deliciosa, que pidió a domicilio, con el comentario “¡Soy la cocinera perfecta!”. Luego, en un acto de masoquismo inconsciente, sigues viendo los perfiles de Paula, Catalina, etc. hasta que alcanzas ese punto en el que sientes que todos son más felices y suertudos que tú.

La próxima vez que estés viendo fotos de otros controla al voyerista que llevas por dentro, así te evitarás algunas de las consecuencias desagradables que puede traerte Facebook cuando tienes la guardia abajo.

2-      Cuestiona tus reacciones.

Observa qué sientes cuando revisas las actualizaciones de las personas que están en tu lista de amigos. “Carlos está cumpliendo años hoy.” ¿Te gustaría tenerlo cerca para abrazarlo? “Rafael consiguió un nuevo ascenso.” ¿Sonreirías sinceramente si te contara su logro nuevo? “Sofía publica una foto de los zapatos que acaba de comprar.” Si la vieras en la calle, ¿caminarías hasta donde está para saludarla?

Preguntas como estas te servirán para descubrir las razones por las que agregas nombres a tu lista de contactos. Muchas veces enviamos solicitudes de “amistad” a ex – compañeros de clase o de trabajo con quienes nunca tuvimos una relación cercana o con los que nunca compartimos un almuerzo, las razones por las que lo hacemos cambian de persona a persona pero el efecto generalizado es terminar dándole vida a fantasmas sociales que sólo usamos para atormentarnos, pues en la vida no virtual casi nunca nos cruzamos con ellos porque no nos interesa ni nos hace falta.

Entonces si después de ver lo bien que le va a Natalia sientes que tu vida sigue igual, que da lo mismo saber o no saber que al hijo de Fernando le están saliendo los dientes ¿para qué sigues leyendo?, mejor, ¿por qué sigue estando en tu lista de amigos? Las respuestas me llevan al tercer punto.

3-      ¿Borrar u ocultar?, esa es la cuestión.

Todos los días alguna revista, un periódico o un programa de televisión remarca la importancia de tener buenos contactos: “el 57% de las personas conocen a su pareja a través de amigos o conocidos” dicen unos, “el 68% de los encuestados afirma haber encontrado empleo gracias a recomendaciones personales” dicen otros, y ante la repetición constante terminas creyendo que si no te unes a la red social de moda o si no te comunicas con el chat nuevo eres un desterrado que perdió el derecho a tener contacto humano, pero esto no es cierto, ni de lejos.

Aunque las redes sociales pueden ser muy útiles para aumentar el número de personas con las que haces negocios o que te ayudan a resolver problemas, también pueden ser una fuente de ansiedad y tensión por eso es muy importante elegir con quién estás en contacto y cómo.

Si tienes claro que a algunas personas las agregaste a Facebook sólo para ver crecer tu lista de amigos pero te aburre ver sus actualizaciones en tu página de inicio piensa en borrarlas definitivamente, más si nunca llegaste a reactivar la amistad o la relación que en un principio te conectó con ella. La cantidad de información que producen las personas en general es casi infinita por eso siempre hay algo nuevo en tu bandeja de entrada, sin embargo si no eliges con inteligencia a quién seguir con atención y a quien ignorar datos que son realmente útiles puede quedar sepultados bajo cientos de fotos de comidas, fiestas y viajes a los que nadie te invitó. Es posible que nunca llegues a leer ese anuncio de una vacante atractiva por culpa de las actualizaciones interminables de quienes describen con exhibicionismo cómo se preparan para ir a dormir.

¿Y qué hacer si no quieres ser tan radical?

Supongamos que has agregado a personas para contactarlas eventualmente y no quieres cortar tu vínculo con ellas, en este caso lo mejor es ocultar sus publicaciones, así usas sus datos como si los tuvieras en una agenda y puedes consultarlos cuando surja la necesidad, pero sin caer en la tentación de ver cuánto les luce el vestido de baño.

Sea cual fuere el estilo que adoptes para administrar tu cuenta de Facebook recuerda que eres tú quien decide si usa esta red social o si dejas que ella te use a ti.

página de inicio de perfil de facebook sin publicaciones

Para dejar de ver en tu página de inicio las publicaciones de uno de tus contactos puedes ir a su perfil y apretar el botón “siguiendo”, que está sobre su foto de portada.

Si quieres eliminarlo de tu lista debes hacer clic sobre el botón “amigos” y seleccionar la opción eliminar de mis amigos.

Un comentario en “Imperfeccionista

  1. Pingback: ¿Usas Facebook o Facebook te usa a ti? | Imperfeccionista

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s