Lo que necesitas es dedicación, no un atrapasueños

Hay quienes creen que para recordar sus sueños todo lo que necesitan es un lindo, colorido y costoso atrapasueños, soslayando la necesidad real: dedicación.

Cada vez que menciono el tema de la interpretación de sueños aparece al menos una persona que asegura no soñar. Luego de que le explico que soñar es una necesidad básica para que el cerebro, y el organismo en general, mantengan la salud, guarda silencio y dibuja un aire de inquietud en sus ojos.

Muchísimos son quienes creen que no sueñan porque nunca o casi nunca recuerdan un viaje nocturno, sin embargo lo cierto es que en las noches, cuando duermen profundamente, sus ojos se mueven de modo caótico bajos sus párpados, mostrando una de las señales inequívocas de la actividad onírica. Si estas mismas personas quisieran averiguar qué sueñan cuando duermen podrían programar el reloj despertador para que suene 10 ó 15 minutos antes, o después, de la hora acostumbrada, lo que les ayudaría a despertarse en un momento distinto al habitual, aumentando la probabilidad de recordar sus sueños.

Habrá quienes digan que sólo en presencia de un atrapasueños han logrado recordar sus viajes nocturnos, concediéndole al objeto mágico el poder de filtrar pesadillas y de hacer más perdurables los sueños “lindos”, mas creo que hablarán de un efecto placebo, de una consecuencia lograda por el poder que sus mentes depositaron en tal objeto.

Yo sigo creyendo que para recordar e interpretar sueños lo importante es tener la disposición necesaria para cambiar hábitos, escribir recuerdos, así estén fragmentados, y el valor para enfrentar pesadillas que más que amenazas son advertencias que nos marcan el camino que debemos seguir para convertirnos en seres humanos mejores.

La próxima vez que quieras recordar más detalles de tus viajes nocturnos pregúntate qué puedes hacer con los recursos que ya tienes a la mano, en lugar de estar pensando en el diseño exacto que debe tener tu atrapasueños para fijar tus recuerdos en él.

ilustración de mujer cabalgando un león rojo en un carrusel

Ilustración de Pilar Berrio, quien afirma que una amiga suya comenzó a recordar sus sueños después de que le dibujara un diseño especial en su mesa de noche/luz.

Anuncios